Aún sin contenidos. ¡Añade uno ahora!

Fragmento 3 | "Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso"

Palabras diarias de Dios 165  2020-06-12

Dios no siente malicia hacia las criaturas y sólo desea derrotar a Satanás. Toda Su obra —ya sea de castigo o de juicio— está dirigida a Satanás; se lleva a cabo por el bien de la salvación de la humanidad, todo es para derrotar a Satanás y tiene un solo objetivo: ¡librar batalla contra este hasta el final! ¡Y Dios no descansará jamás hasta haber sido victorioso sobre Satanás! Sólo descansará cuando lo haya derrotado. Porque toda la obra realizada por Dios es contra Satanás; al estar y vivir todos los que han sido corrompidos por Satanás bajo el control de su dominio, si Dios no peleara contra este o hiciera que ellos rompieran con él, Satanás no aflojaría su agarre sobre estas personas y ellas no podrían ser ganadas. Si esto fuera así, demostraría que Satanás no ha sido derrotado, que no ha sido vencido. Por tanto, en el plan de 6000 años de gestión de Dios, durante la primera etapa realizó la obra de la ley; durante la segunda fase se ocupó de la obra de la Era de Gracia, es decir, la obra de la crucifixión, y en la tercera parte hizo la obra de conquistar a la humanidad. Toda esta obra va dirigida al grado en que Satanás ha corrompido a la humanidad; todo es para derrotarle y ni una sola de las etapas tiene otro fin que este. La esencia de la obra de gestión de los 6000 años es la batalla contra el gran dragón rojo, y la obra de gestionar a la humanidad también es la obra de derrotar a Satanás y de pelear con él. Dios ha peleado durante 6000 años y, por tanto, ha obrado durante ese mismo tiempo, para llevar finalmente al hombre a la nueva esfera. Cuando Satanás sea derrotado, el hombre será liberado por completo. ¿No es esta la dirección de la obra de Dios hoy? Esta es precisamente la dirección de la obra de hoy: la liberación completa del hombre y su puesta en libertad, para que deje de estar sujeto a normas y que no se vea limitado por ataduras ni restricciones. Toda esta obra se realiza de acuerdo con vuestra estatura y según vuestras necesidades; esto significa que se os provee todo lo que podías llevar a cabo. No se trata de “hacer que un pato se suba a una percha” o de obligaros a hacer cosas que trasciendan vuestra capacidad, sino que toda esta obra se realiza según vuestras necesidades reales. Cada fase de la obra es según las necesidades reales y los requisitos del hombre, y es para derrotar a Satanás. De hecho, en el principio no había barreras entre el Creador y Sus criaturas. Todas ellas fueron causadas por Satanás. El hombre se ha vuelto incapaz de ver o tocar nada por culpa del trastorno de Satanás y su corrupción. El hombre es la víctima, el que ha sido engañado. Una vez derrotado Satanás, las criaturas contemplarán al Creador y Él las mirará y podrá conducirlas personalmente. Esta es la única vida que el hombre debería llevar en la tierra. Por tanto, la obra de Dios es principalmente para derrotar a Satanás, y una vez que haya ocurrido esto, todo estará resuelto.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”