Aún sin contenidos. ¡Añade uno ahora!

Palabras diarias de Dios | Fragmento 169 | "Dios mismo, el único VII"

Palabras diarias de Dios 192  2020-08-01

Dios creó el universo y es su Señor; está a cargo del mismo y provee para él mientras vigila cada palabra y acción. También supervisa cada rincón de la vida humana. Por tanto, Dios creó el universo y Él conoce claramente como la palma de Su mano el significado y el valor de cada cosa, así como su función, su naturaleza, y sus reglas para la supervivencia. Dios creó el universo; ¿pensáis que Él tiene que investigar estas reglas que gobiernan el universo? (No). ¿Necesita Dios leer acerca del conocimiento humano o la ciencia para investigarlo y entenderlo? ¿Hay alguien en la humanidad que tenga la gran erudición y la enorme sabiduría para entender todas las cosas como lo hace Dios? No lo hay, ¿verdad? ¿Hay algún astrónomo o biólogo que entienda realmente cómo viven y crecen todas las cosas? (No). ¿Pueden entender realmente el valor de la existencia de cada cosa? (No pueden). ¿Por qué es eso? Dios creó todas las cosas, y por mucho y muy profundamente que la humanidad estudie este conocimiento, o por mucho tiempo que dediquen a aprenderlo, nunca serán capaces de explicar el misterio y el propósito de la creación de todas las cosas por parte de Dios, ¿no es eso correcto? (Sí). Llegados a este punto de la exposición, ¿sentís que tenéis un entendimiento parcial de la connotación de la frase “Dios es la fuente de vida para todas las cosas”? (Sí). Sabía que cuando expusiese este tema muchas personas pensarían inmediatamente que Dios es verdad y que Su palabra provee para nosotros, pero sólo lo pensarían a este nivel. Algunos sentirían incluso que la provisión de Dios para la vida humana, proveyendo comida y bebida cada día y todas las necesidades cotidianas no cuenta como provisión para el hombre. ¿Se sienten así algunas personas? (Sí). ¿No está muy claro el propósito de Dios en cómo creó todas las cosas de forma que la humanidad pueda existir y vivir con normalidad? Dios mantiene el entorno en el que viven las personas y provee todas las cosas que la humanidad necesita. Además, gestiona y domina sobre todas las cosas. Todo esto permite a la humanidad vivir y desarrollarse normalmente; es de esta forma que Dios provee para todas las cosas y para la humanidad. ¿Necesitan las personas reconocer y entender estas cosas? (Sí). Quizás algunos puedan decir: “Este tema es demasiado distante de nuestro conocimiento del verdadero Dios mismo, y no queremos conocerlo porque el hombre no puede vivir sólo de pan, sino que vive por la palabra de Dios”. ¿Es esto correcto? (No). ¿Cuál es el error aquí? ¿Podéis tener un conocimiento completo de Dios si sólo conocéis las cosas que Él ha dicho? Si sólo aceptáis Su obra y Su juicio y castigo, ¿tendríais un entendimiento completo de Dios? Si sólo conocéis una pequeña parte del carácter de Dios, una pequeña parte de Su autoridad, eso es suficiente para conseguir un entendimiento de Dios, ¿verdad? (No). Las acciones de Dios empiezan con Su creación del universo y siguen hoy donde son evidentes en todo tiempo y en cada momento. Si las personas creen que Dios existe sólo porque ha escogido a algunas personas sobre las cuales hace Su obra para salvarlas, y si creen que otras cosas no implican a Dios, Su autoridad, Su estatus, y Sus actos, ¿puede considerarse eso conocer realmente a Dios? Las personas que tienen ese así llamado conocimiento de Dios, el que está basado en una visión unilateral de que Dios se limita únicamente a un grupo de personas, son cortos de vista. ¿Es esto un verdadero conocimiento de Dios? ¿No están las personas con este tipo de conocimiento de Dios negando Su creación de todas las cosas y Su dominio sobre ellas? Algunas personas no desean reconocer esto, y pueden pensar para sí: “No veo el dominio de Dios sobre todas las cosas, es algo demasiado distante de mí y no quiero entenderlo. Dios hace lo que quiere y no tiene nada que ver conmigo. Sólo me preocupo de aceptar Su liderazgo y Su palabra, y Él me perfeccionará y salvará. Sólo prestaré atención a estas cosas, pero no intentaré entender nada más ni pensar en ello. Sean cuales sean las reglas que Dios hizo cuando creó todas las cosas o haga lo haga para proveer para ellas y la humanidad, eso no tiene nada que ver conmigo”. ¿Qué es esta clase de discurso? ¿No es totalmente vergonzoso? ¿Hay alguno entre vosotros que piense así? Sé que hay una gran mayoría que piensa de esta forma, aunque no lo digáis. Este tipo de persona que sigue el libro a rajatabla puede usar su propio así llamado punto de vista espiritual en su visión de todo. Quieren limitar a Dios a la Biblia, a las palabras que Él ha hablado, y sólo a la palabra escrita literal. No desean conocer más acerca de Dios y no quieren que Él preste más atención a hacer otras cosas. Esta forma de pensar es infantil y muy religiosa. ¿Pueden conocer a Dios las personas que sostienen estos puntos de vista? Se les haría difícil conocer a Dios. Hoy he contado estas dos historias y he hablado sobre estos dos aspectos. Simplemente habiéndolos oído y habiendo entrado en contacto con ellos, podríais sentir que son profundos o incluso un poco abstractos y difíciles de comprender y entender. Podría ser incluso más difícil conectarlos con las acciones de Dios y Dios mismo. Sin embargo, todas las acciones de Dios y todo lo que ha hecho entre todas las cosas y toda la humanidad debería ser conocido clara y precisamente por cada persona y por todo aquel que busque conocer a Dios. Este conocimiento te dará confirmación de, y fe en, la verdadera existencia de Dios. También te dará un conocimiento exacto de la sabiduría de Dios, de Su poder, y de cómo provee para todas las cosas. Te permitirá concebir claramente la verdadera existencia de Dios y ver que la misma no es ficticia, ni una leyenda. Esto te permite ver que no es confusa, que no es sólo una teoría, y que sin duda Dios no es sólo un sustento espiritual, sino que existe realmente. Además, te permite conocerlo como Dios en la forma en que Él siempre ha provisto para todas las cosas y para la humanidad; lo hace a Su manera y de acuerdo con Su propio ritmo. Por tanto, se puede decir que gracias a que Dios creó todas las cosas y les dio reglas, por medio de Su mandato pueden desarrollar las tareas que se les asignaron, cumplir con sus responsabilidades, y desempeñar el papel concedido a cada una de ellas. Todas las cosas cumplen su propio papel para la humanidad, y lo hacen en el espacio y entorno donde viven las personas. Si Dios no hubiera hecho las cosas de esta forma y el entorno de la humanidad no fuera como es, la creencia en Dios de las personas o el hecho de que lo sigan, nada de ello sería posible; sería simplemente palabrería vacía, ¿no es correcto?

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”