Aún sin contenidos. ¡Añade uno ahora!

Palabras diarias de Dios | Fragmento 150 | "Dios mismo, el único V"

Palabras diarias de Dios 153  2020-07-27

Cómo usa Satanás la superstición para corromper al hombre

¿Cómo usa Satanás la superstición para corromper al hombre? Lo que las personas saben de cosas como la adivinación, la lectura del rostro y la predicción del futuro tiene como objetivo poder saber cuál será su suerte en el futuro y cómo es el camino que les espera; sin embargo, al final, ¿qué manos están controlando ya estas cosas? (Las manos de Dios). Están en las manos de Dios. En cuanto a Satanás, al servirse de estos métodos, ¿qué quiere él que la gente sepa? Satanás quiere usar la lectura del rostro y la predicción del futuro para decirles a las personas que conoce su suerte futura, y quiere decirles que conoce estas cosas y las controla. Quiere aprovecharse de esta oportunidad y usar estos métodos para controlar a las personas, de forma que estas tengan una fe ciega en él y obedezcan su palabra. Por ejemplo, si te leen el rostro, si el vidente cierra sus ojos y te cuenta todo lo que te ha acontecido en las últimas décadas con perfecta claridad, ¿cómo te sentirías por dentro? De repente, sentirías: “Admiro realmente a este vidente, ¡es tan preciso! Nunca le he contado mi pasado a nadie, ¿cómo ha sabido de él?”. No resultaría demasiado difícil para Satanás conocer tu pasado, ¿verdad? Dios te ha guiado hasta hoy, y Satanás también ha corrompido a las personas todo este tiempo y te ha seguido. Satanás es un espíritu maligno; para él, el paso de las décadas por ti no es nada y no le resulta difícil saber estas cosas. Cuando sabes que lo que él dice es preciso, ¿no le estás dando tu corazón? Tu futuro y tu suerte, ¿no estás dependiendo de su control? En un instante, tu corazón sentirá algún respeto o reverencia por él, y en el caso de algunas personas, ya les ha robado el alma. Y le preguntarás de inmediato al vidente: “¿Qué debería hacer después? ¿Qué debería evitar el año que viene? ¿Qué cosas no debo hacer?”. Y después, él responderá: “No debes ir allí, no debes hacer esto, no vistas ropa de un cierto color, no deberías ir a tales y tales lugares con demasiada frecuencia, y deberías hacer más ciertas cosas…”. ¿No seguirás a rajatabla y enseguida todo lo que él dice? (Sí). Lo memorizarás con mayor rapidez que la palabra de Dios. ¿Por qué lo memorizarás con tanta rapidez? (Es beneficioso para mí). Cuando quieras confiar en Satanás para tener buena suerte, ¿no es el momento en que este agarrará tu corazón? Cuando haces lo que él dice y sus palabras se hacen de esta forma realidad, tal como se predijo, ¿no querrás volver enseguida y averiguar qué suerte te traerá el año siguiente? (Sí). Harás todo lo que Satanás te diga que hagas y evitarás lo que él te diga que evites. ¿Acaso no estarás obedeciendo todo lo que él dice? Te traerá pronto bajo su ala, te descarriará y te pondrá bajo su control. Esto ocurre porque crees que lo que él dice es la verdad y porque crees que él conoce tus vidas pasadas, tu vida actual, y lo que el futuro te deparará; este es el método que Satanás usa para controlar a las personas. Pero en realidad, ¿quién está controlándolo todo? Dios mismo, no Satanás. Satanás sólo está utilizando sus artimañas en este caso para engañar a personas ignorantes, personas que sólo ven el mundo físico creyendo y confiando en él. Entonces, caerán en sus garras y obedecerán todas sus palabras. ¿Pero se rinde Satanás cuando las personas quieren creer en Dios y seguirlo? No lo hace. En esta situación, ¿están cayendo realmente las personas en las garras de Satanás? (Sí). ¿Podríamos decir que el comportamiento de Satanás a este respecto es realmente descarado? (Sí). ¿Por qué diríamos esto? (Satanás usa el engaño). Hmm, porque las artimañas de Satanás son fraudulentas y engañosas. Satanás es desvergonzado e induce a error a las personas y las lleva a pensar que controla su todo y las engaña haciéndolas pensar que controla su destino. Esto provoca que las personas ignorantes lleguen a obedecerlo por completo y que las time tan sólo con una frase o dos. En su aturdimiento, se inclinan ante él. ¿Es así? (Sí). Por tanto, ¿qué clase de métodos usa Satanás? ¿Qué dice para conseguir que creas en él? Por ejemplo, puede que no le hayas dicho a Satanás cuántas personas hay en tu familia, pero él podría decir que sois tres, incluida una hija de siete años, así como la edad de tus padres. Si tenías tus sospechas y dudas al principio, ¿no sentirías que es un poco más creíble después de oír esto? (Sí). Y después, Satanás podría decir: “El trabajo ha sido duro para ti hoy, tus superiores no te dan el reconocimiento que mereces y siempre están obrando contra ti”. Después de oír esto, pensarías: “¡Es exactamente así! Las cosas no han ido bien en el trabajo”. Entonces, creerías a Satanás un poco más. Seguidamente, él diría algo más para engañarte, haciendo que lo creas aún más y, poco a poco, te verás incapaz de resistirte más a él o de sospechar más de él. Satanás usa simplemente unas pocas artimañas triviales, incluso pequeños trucos insignificantes, para cautivarte. Una vez cautivado, serás incapaz de orientarte, no sabrás qué hacer, y comenzarás a seguir lo que Satanás dice. Este es el método “oh tan brillante” que él emplea para corromper al hombre, por medio del cual caes involuntariamente en su trampa y te seduce. ¿Ves? Satanás te cuenta unas pocas cosas que las personas imaginan que son buenas, y después te dice lo que hacer y qué evitar, y así es como empiezas a caer sin querer por esa senda. Una vez que desciendes por ella, sólo va a crearte problemas; pensarás constantemente en lo que Satanás dijo y lo que te dijo que hicieras, y te poseerá sin que te des cuenta. ¿Por qué ocurre esto? Porque la humanidad no tiene la verdad y es por tanto incapaz de mantenerse firme ante la tentación y la seducción de Satanás. Frente a la maldad, el engaño, la traición y la malicia de Satanás, la humanidad es demasiado ignorante, inmadura y débil, ¿verdad? ¿No es esta una de las formas en las que Satanás corrompe al hombre? (Sí). Satanás engaña y tima al hombre, en contra de la voluntad de este, poco a poco, con sus diversos métodos, porque el hombre carece de la capacidad de diferenciar entre lo positivo y lo negativo. Carece de esa estatura, así como de la capacidad de triunfar sobre Satanás.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”