Aún sin contenidos. ¡Añade uno ahora!

Canción cristiana | Abandonar la carne es practicar la verdad

Vídeos de Himnos 228  2020-07-08

I

Desde que la gente cree en Dios,

ha albergado intenciones erróneas.

Si no pones en práctica la verdad,

sientes que tus intenciones son correctas,

pero si algo te fuera a suceder,

verías que tus intenciones son erróneas.

Cuando Dios perfecciona a la gente, le hace darse cuenta

de que muchas de sus nociones le impiden conocer a Dios.

Cuando veas qué erróneas son tus intenciones,

si las dejas de lado junto con tus nociones,

das testimonio y te mantienes firme,

probarás que te has rebelado contra la carne,

contra la carne.

II

Cuando vayas a rebelarte contra la carne,

habrá una batalla inevitable dentro de ti.

Satanás intentará que lo sigan

con los intereses y las nociones de la carne,

pero las palabras de Dios iluminarán,

¿acaso seguirás a Dios o a Satanás?

Cuando veas qué erróneas son tus intenciones,

si las dejas de lado junto con tus nociones,

das testimonio y te mantienes firme,

probarás que te has rebelado contra la carne.

III

Para lidiar con las nociones que Dios no aprueba,

Él pide a todos que pongan en práctica la verdad.

El Espíritu Santo los toca y esclarece.

Detrás de todo se libra una batalla:

cuando se practica el amor por Dios,

comienza una gran batalla.

En sus corazones hay una lucha de vida o muerte,

aunque todo parezca estar bien con su carne.

Tras esta batalla y mucho reflexionar,

sólo entonces el desenlace se conocerá.

Esta batalla hace sufrir y refina a la gente.

Pero si te mantienes con Dios, lo complacerás.

El sufrimiento no se puede evitar cuando practicas la verdad.

Cuando veas qué erróneas son tus intenciones,

si las dejas de lado junto con tus nociones,

das testimonio y te mantienes firme,

probarás que te has rebelado contra la carne.

Cuando veas qué erróneas son tus intenciones,

si las dejas de lado junto con tus nociones,

das testimonio y te mantienes firme,

probarás que te has rebelado contra la carne,

contra la carne.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”