Aún sin contenidos. ¡Añade uno ahora!

Palabra de Dios | Fragmento 338 | "Nadie que sea de la carne puede escapar del día de la ira"

Palabras diarias de Dios 178  2020-08-22

Palabras diarias de Dios | Fragmento 338 | "Nadie que sea de la carne puede escapar del día de la ira"

Pensad de nuevo en el pasado: ¿Cuándo ha estado enojada Mi mirada, y Mi voz ha sido severa hacia vosotros? ¿Cuándo Yo he hilado demasiado fino con vosotros? ¿Cuándo os he reprendido sin razón? ¿Cuándo os he reprendido a vuestra cara? ¿Acaso no ha sido por el bien de Mi obra que Yo he instado a Mi Padre que os guarde de toda tentación? ¿Por qué me tratáis así? ¿Alguna vez he utilizado Mi autoridad para abatir vuestra carne? ¿Por qué me pagáis de esta manera? Después de darme una de cal y otra de arena, no sois ni fríos ni calientes, y entonces me engañáis y ocultáis cosas de Mí, y vuestra boca está llena de la saliva de los injustos. ¿Pensáis vosotros que vuestras lenguas pueden engañar a Mi Espíritu? ¿Creéis que vuestras lenguas pueden escapar de Mi ira? ¿Creéis vosotros que vuestras lenguas pueden emitir juicio sobre Mis hechos, los hechos de Jehová, a su antojo? ¿Soy Yo el Dios a quien el hombre juzga? ¿Podría Yo permitir que un pequeño gusano blasfeme de Mí de esta manera? ¿Cómo podría suponer a tales hijos de desobediencia entre Mis bendiciones eternas? Hace mucho tiempo que vuestras palabras y acciones os han expuesto y condenado. Cuando Yo extendí los cielos y creé todas las cosas, Yo no permití que ninguna criatura participara a su antojo, y mucho menos permití que ninguna cosa se interpusiera con Mi obra y Mi gestión como les viniera en gana. No toleré ningún hombre u objeto; ¿cómo podría perdonar a los que han sido crueles e inhumanos hacia Mí? ¿Cómo podría perdonar a los que se rebelan contra Mis palabras? ¿Cómo podría perdonar a los que me desobedecen? ¿Acaso no está el destino del hombre en Mis manos, el Todopoderoso? ¿Cómo podría considerar santa tu injusticia y tu desobediencia? ¿Acaso pudieron tus pecados manchar Mi santidad? Yo no soy contaminado por la impureza de los injustos, ni tampoco disfruto las ofrendas de los injustos. Si fueras leal a Mí, Jehová, ¿podrías tomar para ti mismo los sacrificios en Mi altar? ¿Podrías utilizar tu lengua venenosa para blasfemar contra Mi santo nombre? ¿Podrías rebelarte contra Mis palabras de esta manera? ¿Podrías tratar Mi gloria y santo nombre como una herramienta con la cual servir a Satanás, el maligno? Mi vida es suministrada para el disfrute de los santos. ¿Cómo podría permitirte jugar con Mi vida como te parezca, y utilizarla como una herramienta para el conflicto entre vosotros? ¿Cómo podéis ser tan insensibles, tan carentes en el camino del bien, en vuestra forma de comportaros conmigo? ¿No sabéis que ya he escrito vuestras acciones malvadas en las palabras de vida? ¿Cómo podéis escapar del día de la ira cuando Yo castigue a Egipto? ¿Cómo podríais vosotros oponeros a Mí y desafiarme de esta manera una y otra vez? ¡Yo os digo con toda claridad que cuando llegue el día, vuestro castigo será más insoportable que el de Egipto! ¿Cómo podéis escapar de Mi día de ira? En verdad os digo: Mi paciencia se preparó para vuestras acciones malvadas, y existe para vuestro castigo en ese día. ¿Acaso no sois vosotros los que sufriréis el juicio de la ira una vez que Yo haya llegado al final de Mi paciencia? ¿No están todas las cosas en Mis manos, las del Todopoderoso? ¿Cómo puedo permitir que vosotros me desobedecierais tanto bajo los cielos? Vuestra vida será muy difícil, porque habéis conocido al Mesías, de quien se dijo que vendría, pero que nunca llegó. ¿No sois vosotros Sus enemigos? Jesús ha sido vuestro amigo, sin embargo, vosotros sois enemigos del Mesías. ¿No sabéis que, aunque vosotros seáis amigos de Jesús, vuestras malvadas obras han llenado los vasos de los que son detestables? A pesar de que estáis muy cerca de Jehová, ¿no sabéis que vuestras palabras malvadas han llegado a oídos de Jehová y provocado Su ira? ¿Cómo podría Él estar cerca de ti y cómo podría no quemar tus vasijas que están llenas de las malas acciones? ¿Cómo podría Él no ser tu enemigo?

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”