Aún sin contenidos. ¡Añade uno ahora!

Música cristiana 2020 | Acepta el juicio de Cristo de los últimos días para ser purificado

Música cristiana 2020 | Acepta el juicio de Cristo de los últimos días para ser purificado

I

Sabes que Jesús descenderá en los últimos días,

pero ¿cómo lo hará exactamente?

Un pecador como tú, redimido, pero no perfeccionado,

¿podría ser conforme al corazón de Dios?

Porque a ti, aún del viejo ser, Jesús te salvó

y no perteneces al pecado, gracias a Su salvación.

Esto no demuestra que estés sin pecado.

¿Cómo puedes ser santo sin ser cambiado?

La segunda encarnación ya no es una ofrenda por el pecado,

sino que es para salvar a los que fueron redimidos.

Así, los perdonados pueden ser purificados de sus pecados,

cambiar su carácter, ser libre así del dominio de Satanás

y regresar ante el trono de Dios.

Solo de esta forma puede el hombre ser santificado.

II

Te aqueja la impureza, egoísta y ruin,

y deseas descender con Jesús, ¡buena suerte!

Te has saltado un paso en tu fe en Dios:

solo has sido redimido, pero no cambiado.

Para que seas conforme al corazón de Dios,

Él debe realizar la obra de cambiarte y purificarte.

La segunda encarnación ya no es una ofrenda por el pecado,

sino que es para salvar a los que fueron redimidos.

Así, los perdonados pueden ser purificados de sus pecados,

cambiar su carácter, ser libre así del dominio de Satanás

y regresar ante el trono de Dios.

Solo de esta forma puede el hombre ser santificado.

III

Si solo eres redimido, no puedes ser santo,

de las bendiciones de Dios no puedes participar.

Te has saltado un paso en la gestión de Dios,

el paso clave de cambiar y perfeccionar al hombre.

Y así, tú, un pecador que fue redimido,

no puedes recibir la herencia de Dios.

La segunda encarnación ya no es una ofrenda por el pecado,

sino que es para salvar a los que fueron redimidos.

Así, los perdonados pueden ser purificados de sus pecados,

cambiar su carácter, ser libre así del dominio de Satanás

y regresar ante el trono de Dios.

Solo de esta forma puede el hombre ser santificado.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”