Aún sin contenidos. ¡Añade uno ahora!

Canción cristiana | El tabernáculo de Dios ha llegado al mundo

Vídeos de Himnos 373  2020-06-16

Canción cristiana | El tabernáculo de Dios ha llegado al mundo

I

Al regreso de Dios, en toda nación habrá división;

fronteras vigentes de Sus llamas ardientes.

Cual sol abrasador aparecerá el Santo que es Dios.

Entre las naciones Él caminará como Jehová entre las tribus judías.

Con un pilar de nubes, al hombre guiará en su vida.

Su gloria verán porque en tierras santas Dios aparecerá.

Su día de justicia y Su aparición verán,

cuando gobierne en la tierra y lleve a Sus hijos a la gloria.

Ante el tabernáculo de Dios se postrará el hombre,

erigido sobre la roca de Su obra actual.

Dios destruirá el sucio altar y uno nuevo construirá.

A Dios, en el templo, el hombre servirá con corderos en el altar.

Verás el día en que Dios gran gloria recibirá,

en que el templo derrumbará y uno nuevo construirá.

Su gran tabernáculo verás llegar a la tierra,

será igual que cuando lo veas descender.

II

Y a las naciones Dios aplastará y de nuevo las congregará.

Su templo construirá y Su altar erigirá

y todos sacrificios a Él le ofrecerán,

entre naciones de gentiles a Su obra se entregarán.

Como israelitas de la actualidad todos ellos se presentarán,

con coronas y túnicas de sacerdotes todos ellos se vestirán,

con la gloria de Dios entre ellos, y Su majestad sobre ellos.

Ante el tabernáculo de Dios se postrará el hombre,

erigido sobre la roca de Su obra actual.

Dios destruirá el sucio altar y uno nuevo construirá.

A Dios, en el templo, el hombre servirá con corderos en el altar.

Verás el día en que Dios gran gloria recibirá,

en que el templo derrumbará y uno nuevo construirá.

Su gran tabernáculo verás llegar a la tierra,

será igual que cuando lo veas descender.

III

Dios obrará entre las naciones de gentiles

como lo hizo en la tierra de Israel.

Pues Él ampliará Su obra en Israel

y la difundirá a todas las naciones de gentiles.

Ante el tabernáculo de Dios se postrará el hombre,

erigido sobre la roca de Su obra actual.

Dios destruirá el sucio altar y uno nuevo construirá.

A Dios, en el templo, el hombre servirá con corderos en el altar.

Verás el día en que Dios gran gloria recibirá,

en que el templo derrumbará y uno nuevo construirá.

Su gran tabernáculo verás llegar a la tierra,

será igual que cuando lo veas descender.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”