Capítulo 32

Capítulo 32

¿Qué es la luz? En el pasado, vosotros considerabais realmente la transformación de la obra del Espíritu Santo como luz. Hay luz verdadera en todo momento, y esto incluye que obtengáis lo que Dios es mediante vuestro acercamiento a Mí y vuestra comunicación conmigo; que tengáis un conocimiento de las palabras de Dios y palpéis Su voluntad en Sus palabras, es decir, que a medida que coméis y bebéis sentís el Espíritu de las palabras de Dios y las recibís dentro de vosotros; que palpéis lo que Él es a través de la experiencia y recibiendo la iluminación de Dios al comunicaros con Él; y que también seáis esclarecidos y tengáis una nueva percepción en las palabras de Dios en todo momento al contemplar y reflexionar. Si palpas la palabra de Dios y sientes una nueva luz, ¿acaso no tendrás poder en tu servicio? ¡Realmente os preocupáis por vuestro servicio! Eso se debe a que no habéis palpado la realidad, no habéis tenido experiencia ni una percepción real. Si tuvieras una percepción verdadera, ¿no sabrías entonces cómo servir? Cuando te sobrevienen algunos problemas, debes experimentarlos con diligencia. Si, en un entorno fácil y cómodo, también puedes vivir en la luz de la faz de Dios, entonces verás Su rostro cada día. Si vieras el rostro de Dios y te comunicaras con Él, ¿no tendrías luz? No entráis en la realidad y siempre estáis afuera buscando; como resultado, no encontráis nada y vuestro progreso en la vida se retrasa.

No os centréis en el exterior; si sólo os acercáis a Dios en vuestro interior, os comunicáis con la suficiente profundidad y sentís conforme a la voluntad de Dios, ¿no tendríais entonces una senda en vuestro servicio? Debéis prestar atención diligentemente y obedecer. Si sólo hacéis todas las cosas según Mis palabras y entráis en las sendas que Yo señalo, ¿no tendríais una senda? Si encuentras la senda para entrar en la realidad, también tienes una senda para servir a Dios. ¡Es simple! Venid más a la presencia de Dios, meditad más en Sus palabras y obtendréis lo que os falta. También tendréis una nueva percepción, un esclarecimiento nuevo, y tendréis la luz.

Capítulo 32