Los secretos escondidos detrás de la búsqueda

Li Li Ciudad de Dezhou, provincia de Shandong

No hace mucho, los hermanos y hermanas me eligieron como líder de nivel medio. Un día, cuando estaba reunida con mis compañeros de trabajo, no pude evitar pensar dentro de mí: Debo hacerlo bien. Si me desempeñaba pobremente, ¿cómo me verían mis líderes y mis compañeros de trabajo? Como consecuencia, cuando discutíamos juntos un tema, en tanto que tuviera sólo un pequeño entendimiento del tema, entonces trataba de ser la primera en decir algo; sin embargo, cuando no tenía al alcance un entendimiento del tema y no podía decir nada, me ponía ansiosa. Durante esos pocos días de reuniones, me sentí muy cansada y especialmente ansiosa como si estuviera en algún campo de combate. Después, cavilé sobre lo que revelé y me di cuenta de que este tipo de situación simplemente se había reducido a mi propia vanidad y que no había un problema real.

Entonces, un día, los líderes me avisaron que habría una reunión. Me sentí especialmente emocionada cuando me enteré de que la convocaban los líderes de los niveles superiores y pensé: Parece que voy a ser entrenada, si lo hago bien y dejo una buena impresión, entonces tal vez seré promovida y cuando mi propia responsabilidad aumente, entonces mis compañeros de trabajo no sólo me admirarán, sino que también lo harán mis hermanos y hermanas. Así que en la reunión hablé con indecisión, temiendo que cualquier palabra inadecuada dejara una pobre impresión en mis líderes. Cuando la reunión finalmente terminó, me sentí animada aunque estaba ansiosa y cansada de los días anteriores y sentí que el futuro traía muchas promesas. Desde ese momento en adelante, mi “búsqueda” había aumentado considerablemente en fuerza.

Un día, leí el siguiente fragmento de un sermón: “En el pasado las personas sólo se enfocaban en sus anteriores transgresiones o en qué corrupciones habían revelado, en tanto que descuidaban analizar minuciosamente cada una de sus palabras y hechos, lo que pertenece al carácter satánico corrupto, lo que pertenece al veneno del gran dragón rojo, lo que pertenece al reino de las imaginaciones y nociones de las personas y lo que pertenece a las desviaciones y falsedades. Y también se deben analizar minuciosamente el propio estado mental y el ser interior, capturar las cosas escondidas en lo profundo del corazón y venir delante de Dios, y usar la verdad para examinarse, para conocer la propia corrupción y para ver el problema real de la corrupción. Que no haya la apariencia de transgresiones graves no quiere decir que no haya problemas dentro del alma. Es la malicia, el carácter y la naturaleza que yacen ocultos lo que es más difícil de resolver. Las personas no mueren de resfriados, son las enfermedades graves las que toman la vida” (de La comunión de los de arriba). Después de leer esto, no pude evitar pensar en mi propia psicología de las dos reuniones anteriores y pensé para mis adentros: ¿Qué naturaleza la dominó? En ese momento, comencé a buscar las correspondientes verdades para mi propia situación para poderla examinar y analizar minuciosamente.

Bajo la guía de Dios, vi la palabra de Dios: “Algunas personas idolatran de manera particular a Pablo: les gusta pronunciar discursos y trabajar fuera. Les gusta reunirse y hablar; les gusta que las personas los escuchen, los adoren, los rodeen. Les gusta tener estatura en opinión de los demás y aprecian que otros valoren su imagen. ¿Qué descubrimos respecto a la naturaleza de un hombre a partir de esta clase de conducta? Analicemos su naturaleza: ¿qué clase de naturaleza posee el tipo de persona que tiene esta clase de conducta? ¿Cómo podría resumirse verbalmente? Las personas corrientes no pueden ver a través de esto, sino que sólo ven la conducta. ¿Cuál es la relación entre la conducta y la naturaleza de la persona? ¿Cuál es su naturaleza? No puedes identificarla, ¿verdad? Si de verdad ella se comporta así, basta para mostrar que es arrogante y engreída. No adora a Dios en absoluto; busca un estatus elevado y quiere tener autoridad sobre otros, poseerlos, tener estatura en opinión de ellos. Esta es una imagen clásica de Satanás. Lo que destaca de su naturaleza es la arrogancia y el engreimiento, la negativa a adorar a Dios, y un deseo de recibir la adoración de los demás. ¿No es ésta su naturaleza? Puedes verla con claridad a partir de estas conductas” (‘Cómo conocer la naturaleza del hombre’ en “Registros de las pláticas de Cristo”). Reiteradamente traté de descifrar cada palabra de Dios y las comparé con mis propios pensamientos, palabras y hechos; sólo entonces vi la verdad. La razón por la que estaba particularmente nerviosa y sujeta al control en la reunión ¿no fue para que los demás me pusieran atención o me valoraran? ¿No fue sólo para obtener un estatus más alto y tener más personas que me admiraran? Cuando sentí que los líderes pensaban muy bien de mí, pensé que mi propio futuro estaba lleno de promesas, y me sentí incluso más petulante y enérgica. De aquello vi la naturaleza de mi propia arrogancia, siempre quería estar más alto, gobernar a las personas, tener un lugar en los corazones de las personas; buscaba lo mismo que Pablo. En esencia, lo que buscaba no era adorar o satisfacer a Dios, sino usar el estatus que Dios me había dado para satisfacer mis propios deseos y ambiciones. ¿No fue exactamente así como el arcángel reveló su arrogancia? ¿No tomé la senda del anticristo?

Antes, cuando asistía a las reuniones, estaba fácilmente limitada, pero sólo pensaba que era demasiado vana y que no analizaba minuciosamente las cosas que había detrás. Ahora, después del análisis, reconocí que esto lo impulsaba una naturaleza arrogante y engreída, detrás de la cual estaba una intriga personal y ambiciones arrogantes. Mi propia arrogancia me dominaba e hice mucho contra Dios: iba afanosamente de un lado al otro cumpliendo mi deber y estaba desesperada por expresarme para ganar un estatus más alto y obtener la admiración de mis hermanos y hermanas; cuando me ponía al descubierto frente a mis hermanos y hermanas, realmente nunca analizaba las cosas que estaban escondidas muy en lo profundo, más bien hablaba acerca de mis actos externos para exaltarme y dar testimonio de mí misma; cuando comía y bebía la palabra de Dios, no lo hacía para aumentar mi entendimiento de la verdad ni para recibirla, sino para alardear ante mis hermanos y hermanas… Cuando pensé en esto, me sentí avergonzada; no estaba sirviendo a Dios, estaba completamente comprometida con mis propios asuntos y resistía a Dios. Ahora, si Dios no me hubiera permitido darme cuenta de mi propia naturaleza arrogante y ver la ambición e impureza tras mi búsqueda entusiasta, ver que estaba en la senda incorrecta, entonces hubiese seguido con mis formas arrogantes y podría haber hecho cosas malvadas que se oponen y traicionan a Dios y así estar sujeta al castigo de Dios.

Le doy gracias a Dios por Su oportuno esclarecimiento y guía que me llevaron a reconocer la esencia de mi propia naturaleza arrogante y me permitieron ver que estaba tomando el camino del anticristo; esta experiencia especialmente me ha hecho darme cuenta de que en mi experiencia, no sólo debo poner atención en reconocer mis propias revelaciones y transgresiones, sino en compararlas con la verdad y analizar las cosas ocultas en lo profundo para obtener un mejor entendimiento de mi propia naturaleza y hacer cambios en mi carácter. En el futuro, me gustaría analizar cuidadosa y minuciosamente mi propio estado mental y condición interna, entender mi propia esencia corrupta, buscar y ponerme en el camino correcto hacia la salvación de Dios.

Contenido relacionado

  • La transformación de un hombre caído

    Sin la salvación de Dios, no habría tomado el camino correcto en la vida; sólo me habría hecho cada vez más degenerado, y me habría convertido en escoria sucia que al final sería maldecida por Dios. Ha sido el juicio justo de Dios lo que me ha salvado, y un refinamiento despiadado lo que me ha cambiado.

  • Después de perder mi estatus

    “Úsame, soy Tu creación. Si Tú me haces perfecto, todavía soy Tu creación; si Tú no me haces perfecto, todavía te seguiré amando porque soy Tu creación” (‘Sólo soy Tu pequeña creación’ en “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”).

  • La esencia de abusar del poder para la venganza personal

    En ese momento no pude evitar estremecerme ante mis pensamientos y acciones, al verme lleno del veneno del gran dragón rojo, que todo lo que se expuso fue la enemistad contra Dios. Dios verdaderamente odia esto y está disgustado por eso.

  • Dándome cuenta que caminé la senda de los fariseos

    No estaba practicando la verdad de buena gana y no estaba siendo considerada con la voluntad de Dios, porque “todo fue por causa de la obra y no se llevó a cabo en medio de su búsqueda de un cambio”. ¿Cómo podría tal servicio posiblemente satisfacer la voluntad de Dios?