Capítulo 114

Capítulo 114

Yo creé el mundo-universo; creé las montañas, los ríos y todas las cosas; Yo formé los confines mismos del universo; Yo lideré a Mis hijos y a Mi pueblo; Yo comandé todas las cosas y asuntos. Ahora, llevaré a Mis hijos de vuelta a Mi Monte Sion para regresar a donde resido, lo cual será el paso final en Mi obra. Todo lo que Yo he hecho (todo lo hecho desde la creación hasta ahora) fue para la etapa presente de Mi obra y, además, es para el gobierno de mañana, el reino de mañana, y para que Yo y Mis hijos primogénitos tengamos disfrute eterno. Esta ha sido Mi meta al crear todas las cosas y será Mi logro definitivo de la creación. Hay un propósito detrás de lo que digo y hago; todas las cosas tienen un plan y este no se hace al azar. Aunque Yo digo que conmigo todo es libertad y liberación, todo lo que hago tiene principios, está basado en Mi sabiduría y carácter. ¿Habéis visto algo sobre esto? Desde la creación hasta hoy, aparte de Mis hijos primogénitos, nadie ha llegado a conocerme y nadie ha visto Mi verdadero rostro. La excepción que hice por Mis hijos primogénitos se debe a que ellos son esencialmente una parte de Mi persona.

Cuando Yo creé el mundo, hice al hombre en cuatro categorías ordenadas según Mis requisitos, que son: Mis hijos, Mi pueblo, los que rinden servicio y los que serán destruidos. ¿Por qué no están Mis hijos primogénitos en esta lista? No lo están porque Mis hijos primogénitos no son seres de la creación; ellos provienen de Mí y no de la humanidad. Yo hice disposiciones para Mis hijos primogénitos antes de hacerme carne; en qué casa nacerían y quién estaría allí para rendirles servicio; todas estas cosas fueron planeadas por Mí. Yo también planeé en qué momento quiénes de ellos serían recuperados por Mí y al final retornaremos a Sion juntos. Todo esto fue planeado antes de la creación, así que ningún hombre sabe de ello ni eso está registrado en ningún libro, porque esos son los asuntos de Sion. Además, cuando Yo me hice carne, no di al hombre esta facultad y, por tanto, nadie supo esas cosas. Cuando volváis a Sion, sabréis cómo erais en el pasado, cómo sois ahora y qué habéis hecho en esta vida. En este momento simplemente os estoy diciendo estas cosas claramente y poco a poco, o de lo contrario no entenderíais por mucho esfuerzo que pusierais, e interrumpiríais Mi gestión. Hoy, aunque estoy separado de la carne de la mayoría de Mis hijos primogénitos, somos de un sólo Espíritu, y mientras que nuestro aspecto físico puede ser diferente, somos, de principio a fin, un sólo Espíritu. Sin embargo, los descendientes de Satanás no usarán esto como una oportunidad a explotar. Independientemente de cómo te enmascares, sigue siendo superficial y Yo no lo aprobaré. Por tanto, se puede ver a partir de esto que los que se centran en lo superficial y buscan imitarme por fuera son Satanás con un cien por cien de seguridad. Como su espíritu es diferente y no son de Mis amados, independientemente de cómo me imiten no son parecidos a Mí. Además, como Mis hijos primogénitos son esencialmente de un sólo Espíritu conmigo, aunque no me imiten, hablan y actúan igual que Yo, y todos son honestos, puros y francos (en cuanto a los que carecen de sabiduría, eso es sólo a causa de su limitada experiencia en el mundo y, por tanto, carecer de sabiduría no es un defecto de Mis hijos primogénitos; cuando ellos regresen al cuerpo todo estará bien). Así que es por la razón descrita anteriormente que la mayoría de las personas siguen sin cambiar su vieja naturaleza independientemente de cómo las trate Yo. Sin embargo, Mis hijos primogénitos se conforman a Mis intenciones sin que Yo tenga que tratarlos y esto es porque somos de un sólo Espíritu. Ellos sienten en Su Espíritu un deseo de gastarse totalmente por Mí. Por tanto, aparte de Mis hijos primogénitos, no hay hombre que sea genuina y sinceramente considerado con Mis intenciones; sólo después de que Yo conquisto a Satanás están ellos dispuestos a rendirme servicio.

Mi sabiduría y Mis hijos primogénitos están por encima de todo, prevalecen sobre todo, y ninguna cosa, persona ni asunto se atreve a interponerse en el camino. Además, no hay persona, asunto ni cosa que pueda prevalecer sobre ellos y, en su lugar, todos se someten obedientemente ante Mi persona. Esto es un hecho que se produce ante los propios ojos de la persona y que Yo ya he logrado. A cualquiera que persista en la desobediencia (los que son desobedientes siguen refiriéndose a Satanás y los ocupados por Satanás son indudablemente Satanás), Yo lo destruiré radicalmente para que no existan problemas futuros; morirá inmediatamente por Mi castigo. Este tipo de Satanás son los que no están dispuestos a rendirme servicio y estas cosas siempre han estado en obstinada oposición a Mí desde la creación, y hoy persisten en desobedecerme (las personas son incapaces de ver esto porque es simplemente un asunto relativo al espíritu. Este tipo de personas representan este tipo de Satanás). Yo las destruiré primero antes de que todo lo demás esté listo, permitiendo que ellas por siempre reciban la disciplina del castigo severo (“destruiré” aquí no significa que no existirán más, sino que se refiere al grado de crueldad al que se verán sometidas y el verbo “destruir” aquí es distinto del término “destruir” usado para aquellos que serán destruidos), y ellas llorarán y crujirán los dientes eternamente y para siempre, sin ningún final. El hombre no puede en absoluto imaginar esta escena. Con el pensamiento mortal de la humanidad, las personas son incapaces de concebir cosas espirituales y, por tanto, vosotros sólo entenderéis más cosas después de retornar a Sion.

En Mi hogar futuro no habrá nadie excepto Mis hijos primogénitos y Yo, y sólo en ese momento se alcanzará Mi objetivo y Mi plan se terminará de un todo, porque todos serán devueltos a su estado original y ordenados según su clase. Mis hijos primogénitos retornarán a Mí, Mis hijos y pueblo retornarán al ámbito de los seres creados, y los hacedores de servicio y los destruidos retornarán a Satanás. Después de juzgar al mundo, Yo y Mis hijos primogénitos empezaremos de nuevo la vida divina y ellos nunca me dejarán y siempre estarán conmigo. Todos los misterios que las mentes humanas puedan entender os serán revelados poco a poco. A lo largo de la historia, han existido innumerables personas que han sido martirizadas por Mi causa, ofreciéndose a sí mismas plenamente para Mí, pero las personas son seres creados después de todo y por muy buenos que sean no pueden ser clasificados como Dios; esta es una tendencia inevitable que nadie puede cambiar. Después de todo, Dios es quien crea todas las cosas y las personas son seres creados, y Satanás es siempre el objetivo de Mi destrucción y Mi odiado enemigo; este es el significado más verdadero de “un leopardo no puede cambiar sus manchas”. Estar en esta condición y esta etapa ahora es un presagio de que Yo y Mis hijos primogénitos entraremos en el reposo. Esto es porque Mi obra en el mundo está totalmente completa y el siguiente paso de Mi obra requerirá que Yo retorne al cuerpo para completar. Estos son los pasos de Mi obra y Yo los planeé hace mucho tiempo. Este punto debe verse claramente, o de lo contrario la mayoría de las personas quebrantarán Mis decretos administrativos.

Capítulo 114