¿Qué es el juicio?

2018-06-02 2

Las palabras relevantes de Dios:

La obra del juicio es la propia obra de Dios, por lo que, naturalmente, debe ser llevada a cabo por Dios mismo; no puede ser hecha por el hombre en Su lugar. Puesto que el juicio es el uso de la verdad para conquistar al hombre, no hay duda de que Dios aún aparecería en la imagen encarnada para realizar esta obra entre los hombres. Es decir, en los últimos días Cristo usará la verdad para enseñar a los hombres alrededor del mundo y hacer que todas las verdades sean conocidas por ellos. Esta es la obra del juicio de Dios.

Extracto de ‘Cristo hace la obra del juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Al mencionar la palabra “juicio”, es probable que pienses en las palabras que Jehová habló a todos los lugares y en las palabras de reproche que Jesús habló a los fariseos. A pesar de su severidad estas palabras no fueron el juicio que Dios hace al hombre, solo fueron palabras habladas por Dios en diferentes entornos, es decir, en diferentes contextos. Estas palabras no son como las palabras habladas por Cristo al juzgar al hombre durante los últimos días. En los últimos días, Cristo usa una variedad de verdades para enseñar al hombre, para exponer la sustancia del hombre y para analizar minuciosamente sus palabras y acciones. Estas palabras comprenden verdades diversas tales como el deber del hombre, cómo el hombre debe obedecer a Dios, cómo debe ser leal a Dios, cómo debe vivir una humanidad normal, así como la sabiduría y el carácter de Dios, etc. Todas estas palabras están dirigidas a la sustancia del hombre y a su carácter corrupto. En particular, las palabras que exponen cómo el hombre desdeña a Dios se refieren a que el hombre es una personificación de Satanás y una fuerza enemiga contra Dios. Al emprender Su obra del juicio, Dios no aclara simplemente la naturaleza del hombre con unas pocas palabras; la expone, la trata y la poda a largo plazo. Estos métodos de exposición, de trato y poda no pueden ser sustituidos con palabras corrientes, sino con la verdad de la que el hombre carece por completo. Solo los métodos de este tipo pueden llamarse juicio; solo a través de este tipo de juicio puede el hombre ser doblegado y completamente convencido de la sumisión a Dios y, además, obtener un conocimiento verdadero de Dios. Lo que la obra de juicio propicia es el entendimiento del hombre sobre el verdadero rostro de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. La obra de juicio le permite al hombre obtener mucho entendimiento de la voluntad de Dios, del propósito de la obra de Dios y de los misterios que le son incomprensibles. También le permite al hombre reconocer y conocer su esencia corrupta y las raíces de su corrupción, así como descubrir su fealdad. Estos efectos son todos propiciados por la obra del juicio, porque la esencia de esta obra es, en realidad, la obra de abrir la verdad, el camino y la vida de Dios a todos aquellos que tengan fe en Él. Esta obra es la obra del juicio realizada por Dios.

Extracto de ‘Cristo hace la obra del juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Después de que experimentemos el juicio y castigo de Dios, podemos ver el hecho de que el origen de la verdad es Dios y de que el origen de todas las cosas positivas es Dios. Dondequiera que haya interrupción y corrupción de Satanás y exista el pecado de resistirse a Dios, el juicio y castigo de Dios es seguro que sucedan. Dondequiera que haya el juicio de Dios, habrá la aparición de la verdad y la revelación del carácter de Dios. La verdad y el carácter de Dios se revelan durante el juicio y castigo de Dios. Sólo donde hay verdad, existe el juicio y el castigo; sólo donde hay juicio y castigo, existe la revelación del carácter justo de Dios. Por lo tanto, dondequiera que haya juicio y castigo de Dios, encontramos las huellas de la obra de Dios y ese es el camino más verdadero para buscar la aparición de Dios. Sólo Dios tiene la autoridad de juzgar y sólo Cristo tiene el poder de juzgar a la humanidad corrupta. Esto confirma y demuestra que el Hijo del hombre, Cristo, es el Señor del juicio. Sin el juicio y castigo de Dios, los humanos no tienen medios para obtener la verdad y el juicio y castigo son los que revelan el carácter justo de Dios, proporcionando a los humanos la oportunidad de conocer a Dios. El proceso mediante el cual los humanos entienden la verdad es el proceso mediante el cual conocen a Dios. La verdad para la humanidad corrupta es juicio, escrutinio y castigo. Lo que la verdad revela es precisamente la justicia, la majestad y la ira de Dios. Las personas que entienden la verdad pueden deshacerse de la corrupción y librarse de la influencia de Satanás. Esto depende completamente del poder y omnipotencia de las palabras de Dios. Dios salva y perfecciona a las personas para permitirles entender la verdad y para que obtengan la verdad. Cuanto más entienden la verdad las personas, también conocen más a Dios. De esta manera, las personas pueden eliminar la corrupción y alcanzar la purificación. Cuando las personas viven la verdad y entran a la realidad de la verdad, vivirán en la luz, vivirán en amor y vivirán ante Dios. Este es el resultado que Cristo logra al entregar la verdad y al juzgar. De hecho, todas las palabras dichas por Dios son la verdad y son el juicio de la raza humana. No importa cuál sea la era, las palabras que Dios dice tienen el efecto de juicio. En la Era de la Ley, las palabras de Jehová Dios fueron juicio de la humanidad corrupta. En la Era de la Gracia, las palabras habladas por el Señor Jesús fueron juicio de la humanidad corrupta. Ahora en la Era del Reino, todo lo que Dios Todopoderoso dice en Su obra de juicio y castigo, es aún más juicio, que al final harán que la raza humana sea capaz de ver que el juicio y castigo de Dios Todopoderoso a la humanidad es el mayor amor de Dios. Lo que el juicio y castigo de Dios le entregan a la raza humana es salvación y perfección. Sólo aceptando y obedeciendo el juicio y castigo de Dios se obtiene el verdadero amor y la completa salvación de Dios. Todas aquellas personas que se nieguen a aceptar el juicio y castigo de Dios estarán sujetas al castigo de Dios y caerán en la destrucción y perdición…

Extracto de La comunicación desde lo Alto

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Whatsapp
Conéctate con nosotros en Messenger

Contenido relacionado