Pregunta 6: Todos sabemos que el Señor Jesús fue la encarnación de Dios. Tras completar Su obra, fue crucificado y luego resucitó, se apareció ante todos sus discípulos y ascendió al cielo en su glorioso cuerpo espiritual. Como dice la Biblia: “Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11). Entonces, las escrituras bíblicas confirman que cuando el Señor venga de nuevo, se aparecerá al hombre en Su cuerpo espiritual resucitado. En los últimos días, ¿por qué se encarna Dios en la forma carnal del Hijo del hombre para hacer la obra de juicio? ¿Cuál es la diferencia entre el cuerpo espiritual resucitado del Señor Jesús y Su encarnación como Hijo del hombre?

2019-09-30 3

Respuesta:

La mayoría de los fieles cree que el Señor regresado se nos aparecerá en Su cuerpo espiritual; es decir, en el cuerpo espiritual con el que el Señor Jesús se apareció al hombre durante cuarenta días tras Su resurrección. Nosotros, los creyentes, lo tenemos claro. Aparentemente, el cuerpo espiritual del Señor Jesús resucitado es la misma imagen de Su encarnación, pero el cuerpo espiritual no está limitado por el mundo material, el espacio o el lugar. Aparece y desaparece a voluntad, para sorpresa y estupefacción del hombre. La Biblia recoge algunos relatos de ello. Antes de ser crucificado, el Señor Jesús hablaba y obraba en la humanidad normal de la carne. Al expresar la verdad, relacionarse con la gente o hacer milagros, la gente lo consideraba totalmente normal. Lo que veía la gente era que, en verdad, la carne obraba realmente, padecía tormentos y pagaba el precio. Al final, esa carne fue crucificada por los pecados del hombre, finalizando así la obra de redención de Dios. Esto está ampliamente aceptado. Pensad por un instante: Si el cuerpo espiritual del Señor Jesús hubiera realizado Su obra, ¿habría podido Él relacionarse y hablar normalmente con la gente? ¿De verdad habría podido padecer el tormento y pagar el precio? ¿Habría podido ser crucificado? No podría haber hecho nada de eso. Si Su cuerpo espiritual hubiera realizado la obra, ¿podríamos nosotros, los humanos, relacionarnos tan fácilmente con Él? ¿Podríamos mostrar el carácter pervertido? ¿Podríamos formar conceptos sobre Él? ¿Nos atreveríamos a rebelarnos contra Dios y a juzgarle a voluntad? Eso sería imposible. Los hombres tienen una humanidad normal y están sujetos a las limitaciones del mundo material, el espacio y el lugar. El proceso del pensamiento humano también es normal. Si el hombre entrara en contacto con la obra del cuerpo espiritual, quedaría aterrorizado y presa del pánico. Llegaría a pensar de forma alocada y maniática. En tal situación, a Dios le resultaría difícil llevar a cabo con éxito Su obra de salvación de la humanidad. Por ello, el resultado que consigue obrando dentro de los límites de la humanidad normal supera con creces al que logra dentro del cuerpo espiritual. A lo largo de las eras, el pueblo elegido de Dios nunca ha experimentado la obra de Su cuerpo espiritual. Por supuesto, sería improcedente que el propio cuerpo espiritual expresara la verdad, se relacionara con la gente y pastoreara las iglesias.

La obra del juicio que Dios realiza en Su segunda venida en los últimos días utiliza la expresión de la palabra para purificar, salvar y perfeccionar al hombre; también tiene por objeto dejar al descubierto y eliminar a los hombres, analizándolos y clasificándolos entre sus semejantes para luego premiar a los buenos y castigar a los malvados. Si Dios se apareciera con Su cuerpo espiritual, todos los hombres, buenos o malvados, se postrarían ante Él; entonces, ¿cómo separaría a los buenos de los malvados? Además, si Dios se apareciera en Su cuerpo espiritual, los hombres caerían presas del pánico y se formaría un caos en todo el mundo. En tal caso, ¿cómo podría Dios realizar con normalidad Su obra del juicio en los últimos días? Además, ¿cómo podría Dios cumplir Su plan de hacer un grupo de personas conformes a Su voluntad antes de las calamidades? Por tanto, en los últimos días, Dios aún debe hacerse carne como Hijo del Hombre con una humanidad normal. Sólo de esta manera Él puede obrar y vivir en el mundo humano, expresar la verdad y juzgar y purificar al hombre de manera práctica para liberarlo de la influencia de Satanás, salvarlo y convertirlo en pueblo de Dios. El Señor Jesús encarnado obró en una humanidad normal para lograr la redención de la humanidad. El cuerpo espiritual resucitado del Señor Jesús se apareció a los hombres sólo para demostrar que el Señor Jesús era Dios encarnado. Lo hizo para fortalecer la fe del hombre. Así pues, el cuerpo espiritual de Dios sólo vino a aparecerse al hombre, no a obrar. La carne encarnada de Dios debe tener una humanidad normal para poder obrar entre los hombres y lograr la redención y salvación de la humanidad. Por tanto, si Dios quiere salvar completamente a la humanidad en Su obra del juicio en los últimos días, debe encarnarse y obrar en una humanidad normal para lograr el mejor resultado. Por supuesto, Él no se aparecerá al hombre en el cuerpo espiritual del Señor Jesús para realizar la obra del juicio en los últimos días. Esto es algo que todos nosotros, los fieles, debemos tener claro.

Para comprender aún mejor el significado de la encarnación, leamos la palabra de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: “Él se hace carne, porque esta también puede poseer autoridad, y Él puede llevar a cabo la obra entre los hombres de una manera práctica, visible y tangible para el hombre. Esa obra es mucho más realista que cualquier otra hecha directamente por el Espíritu de Dios que posee toda autoridad, y sus resultados también son evidentes. Esto se debe a que el carne encarnada de Dios puede hablar y obrar de una forma práctica; la forma externa de Su carne no tiene autoridad y los hombres pueden acercarse. Su esencia conlleva autoridad, pero esta no es visible para nadie. Cuando Él habla y obra, el hombre es incapaz de detectar la existencia de Su autoridad; esto es incluso más favorable para Su obra práctica. […] Si Dios no se hace carne, se queda como el Espíritu invisible e intangible para el hombre. Este es una criatura de carne, y el hombre y Dios pertenecen a dos mundos diferentes y son de distinta naturaleza. El Espíritu de Dios es incompatible con el hombre de carne, y no se pueden establecer relaciones entre ellos; además, el hombre no puede volverse espíritu. Así, el Espíritu de Dios debe pasar a ser una de las criaturas y hacer Su obra original. Dios puede ascender al lugar más elevado y humillarse volviéndose un hombre de la creación, obrando y viviendo entre los hombres, pero estos no pueden ascender hasta el lugar más elevado y volverse un espíritu, y mucho menos descender hasta el lugar más bajo. Por tanto, Dios debe hacerse carne para llevar a cabo Su obra” (‘El misterio de la encarnación (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

El Dios encarnado es normal y práctico. Algunas cosas sobre Él son distintas de cómo se las imaginan los seres humanos; ellos imaginan que estas cosas son invisibles, intangibles, misteriosas, y que Él puede saber algo sin verse limitado por el espacio o la geografía. Si es así, entonces eso no es la carne, sino el cuerpo espiritual. Después de que el Señor Jesús fuera clavado en la cruz y que, más tarde, resucitara, pudo atravesar la puerta, pero ese era el Señor Jesús resucitado. Antes de la resurrección, el Señor Jesús no podría haber atravesado un muro. Estaba limitado por el espacio, la geografía y el tiempo. Ese es el aspecto normal de la carne” (‘Cómo entender la relación entre la carne de Dios y Su Espíritu’ en “Registros de las pláticas de Cristo”).

Porque el que es juzgado es el hombre, el hombre que es de la carne y se ha corrompido, y no es el espíritu de Satanás el que es juzgado directamente, la obra de juicio no se lleva a cabo en el mundo espiritual sino entre los hombres. Nadie es más adecuado y está más calificado que Dios en la carne para hacer la obra de juzgar la corrupción de la carne del hombre. Si el juicio lo llevara a cabo directamente el Espíritu de Dios, entonces no lo abarcaría todo. Además, sería difícil que el hombre aceptara esta obra, porque el Espíritu no puede venir cara a cara con el hombre y, por esta razón, los efectos no serían inmediatos, mucho menos el hombre sería capaz de contemplar con mayor claridad el carácter de Dios que no se puede ofender. Satanás sólo puede ser completamente derrotado si Dios en la carne juzga la corrupción de la humanidad. Al ser igual que el hombre poseyendo una humanidad normal, Dios en la carne puede juzgar directamente la injusticia del hombre; esta es la marca de Su santidad innata y Su atributo extraordinario. Sólo Dios está calificado y en la posición de juzgar al hombre porque Él es poseedor de la verdad y la justicia y por eso es capaz de juzgar al hombre. Los que no tienen la verdad y la justicia no son aptos para juzgar a los demás. Si esta obra la hiciera el Espíritu de Dios, entonces no sería una victoria sobre Satanás. Por naturaleza el Espíritu es más exaltado que los seres mortales y por naturaleza el Espíritu de Dios es santo y victorioso sobre la carne. Si el Espíritu hiciera esta obra directamente, no sería capaz de juzgar toda la desobediencia del hombre y no podría revelar toda la injusticia del hombre. Porque la obra de juicio también se lleva a cabo por medio de las nociones que el hombre tiene de Dios y el hombre nunca ha tenido ninguna noción del Espíritu y así el Espíritu es incapaz de revelar mejor la injusticia del hombre, mucho menos de descubrir por completo tal injusticia. El Dios encarnado es el enemigo de todos aquellos que no lo conocen. Por medio de juzgar las nociones del hombre y su oposición a Él, descubre toda la desobediencia de la humanidad. Los efectos de Su obra en la carne son más aparentes que los de la obra del Espíritu. Y así, el juicio de toda la humanidad no lo lleva a cabo directamente el Espíritu sino que es la obra del Dios encarnado” (‘La humanidad corrupta está más necesitada de la salvación del Dios hecho carne’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Sólo haciéndose carne puede Él transmitir personalmente Sus palabras a los oídos de todos de forma que todos los que tienen oídos puedan oír Sus palabras y recibir Su obra de juicio por la palabra. Sólo ese es el resultado obtenido por Su palabra, en lugar de la emergencia del Espíritu que atemoriza al hombre para que se someta. Sólo a través de esa obra práctica y extraordinaria puede el antiguo carácter del hombre, escondido profundamente en su interior durante muchos años, ser revelado plenamente de forma que el hombre pueda reconocerlo y cambiarlo. Esta es la obra práctica de Dios encarnado; Él habla y ejecuta el juicio de una manera práctica para conseguir los resultados del juicio sobre el hombre por la palabra. Así son la autoridad de Dios encarnado y el sentido de Su encarnación” (‘El misterio de la encarnación (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

La palabra de Dios Todopoderoso explica claramente la diferencia entre la obra de Dios en Su cuerpo espiritual y la obra de Dios encarnado. También revela totalmente el significado de la obra de Dios en Su encarnación. Pese a que el cuerpo espiritual del Señor Jesús pueda aparecerse cara a cara ante los hombres, el cuerpo espiritual aún les parece insondablemente misterioso e inasequible. suscita temor e inquietud en sus corazones y les obliga a guardar una distancia prudencial. Dado que el cuerpo espiritual del Señor Jesús no puede relacionarse normalmente con los hombres ni puede obrar ni hablarles de forma normal, no puede, por tanto, salvar a la humanidad. Sin embargo, ¡Dios encarnado es distinto! Puede relacionarse con los hombres de forma práctica y real. Puede regar y proveer al hombre, al igual que el Señor Jesús, viviendo entre los hombres, podía expresar la verdad para proveerlos en cualquier momento y en cualquier lugar. Sus discípulos solían sentarse con Él para escuchar Sus enseñanzas y hablarle sinceramente. Él, directamente, los regaba y pastoreaba. El Señor Jesús los ayudaba a solucionar todos sus problemas y dificultades. Se les había otorgado una provisión de vida enorme. Ellos consideraban a Dios amable y maravilloso. Por eso fueron capaces de amar verdaderamente a Dios y obedecerlo. Sólo cuando la encarnación de Dios llega entre el hombre tenemos la oportunidad de relacionarnos con Dios, experimentarlo y conocerlo. Sólo entonces podemos ver con nuestros propios ojos la maravilla de Dios, Su sabiduría y Su salvación práctica de la humanidad. Este es un aspecto del significado y el valor práctico de la obra de Dios encarnado. Sencillamente, el cuerpo espiritual no logra este resultado.

Esta charla nos ha dejado algo muy claro.Sólo encarnándose como Hijo del hombre y obrando en una humanidad normal puede Dios juzgar, conquistar y purificar al hombre de manera práctica. El cuerpo espiritual del Señor Jesús no podría lograr un resultado parecido en Su obra.Al principio, cuando Dios se encarne como el Hijo del hombre para realizar la obra del juicio y la purificación del hombre, nosotros, los humanos, trataremos a Dios como un ser humano común porque aún debemos distinguir Su encarnación de quién es Él en realidad. Incluso desarrollaremos nociones sobre la palabra y la obra de Dios, trataremos a Cristo sin respeto y nos negaremos a obedecerle. Mentiremos para engañarlo, lo juzgaremos e incluso nos opondremos a Él y lo condenaremos. Nuestra arrogancia, rebeldía y oposición serán evidentes ante Cristo. Como dice Dios Todopoderoso: “El carácter corrupto del hombre y su rebeldía y resistencia son expuestos cuando este ve a Cristo, y la rebeldía y resistencia que se exhiben en ese momento son expuestas absoluta y completamente, más que en cualquier otro momento. Esto se debe a que Cristo es el Hijo del hombre —un Hijo del hombre que posee una humanidad normal—, a quien el hombre ni honra ni respeta. Es gracias a que Dios vive en la carne que la rebeldía del hombre sale a la luz de una forma tan completa y con tan vívido detalle. Así pues, Yo digo que la venida de Cristo ha sacado a la luz toda la rebeldía de la humanidad y ha puesto en relieve su naturaleza. A esto se le llama ‘tentar a un tigre a que baje de la montaña’ y ‘tentar a un lobo a que salga de su cueva’” (‘Quienes son incompatibles con Cristo indudablemente se oponen a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). Dios expresa la verdad para juzgar, dejar al descubierto, podar y tratar a la humanidad de acuerdo con la realidad objetiva de su rebelión y oposición. La obra de Dios es verdaderamente práctica y revela cómo es el hombre en realidad. Ante esas pruebas objetivas, aquellos que acepten la verdad se convencerán totalmente y admitirán su rebelión y su oposición. Ellos también tomarán conciencia del carácter santo y justo de Dios, que no admite ofensa, y aceptarán sumisos el juicio y castigo de Dios para que Él los pueda conquistar y salvar con Su obra práctica. Como dice Dios Todopoderoso: “El Dios encarnado es el enemigo de todos aquellos que no lo conocen. Por medio de juzgar las nociones del hombre y su oposición a Él, descubre toda la desobediencia de la humanidad. Los efectos de Su obra en la carne son más aparentes que los de la obra del Espíritu. Y así, el juicio de toda la humanidad no lo lleva a cabo directamente el Espíritu sino que es la obra del Dios encarnado. El hombre puede ver y tocar al Dios en la carne y el Dios en la carne puede conquistar por completo al hombre. En su relación con Dios en la carne, el hombre avanza de la oposición a la obediencia, de la persecución a la aceptación, de la noción al conocimiento y del rechazo al amor. Estos son los efectos de la obra del Dios encarnado. El hombre sólo es salvo a través de la aceptación de Su juicio, sólo llega a conocerlo poco a poco a través de las palabras de Su boca, es conquistado por Él durante su oposición a Él, y recibe la provisión de Su vida durante la aceptación de Su castigo. Toda esta obra es la obra de Dios en la carne y no la obra de Dios en Su identidad como el Espíritu” (‘La humanidad corrupta está más necesitada de la salvación del Dios hecho carne’ en “La Palabra manifestada en carne”). Así pues, sólo Dios encarnado realiza la obra del juicio de los últimos días. puede lograr el resultado de purificar a fondo al hombre y salvarlo.

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino Selecciones”

Contenido relacionado