Señales de la venida del Señor: Las 6 profecías de la biblia se han cumplido

Por Zheng Xun

Índice

Primera señal de la venida del Señor: terremotos, hambrunas, epidemias y guerras

Segunda señal de la venida del Señor: la aparición de anomalías celestes

Tercera señal de la venida del Señor: las iglesias están desoladas y el amor de los creyentes se ha enfriado

Cuarta señal de la venida del Señor: La aparición de falsos Cristos

Quinta señal de la venida del Señor: La restauración de Israel

Sexta señal de la venida del Señor: la difusión del evangelio hasta los confines de la tierra

¿Cómo debemos recibir el regreso del Señor?

Hace dos mil años, el Señor Jesús nos prometió: “He aquí, yo vengo pronto” (Apocalipsis 22:12). Ya han aparecido toda clase de señales de Su regreso y muchos hermanos y hermanas han tenido premoniciones de que se acerca el día del Señor. ¿Ya ha regresado el Señor? ¿Qué podemos hacer para recibirlo? Vamos a abordarlo ahora analizando las profecías de la Biblia.

Primera señal de la venida del Señor: terremotos, hambrunas, epidemias y guerras

En Mateo, capítulo 24, versículos del 6 al 8, dice: “Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos. Pero todo esto es sólo el comienzo de dolores”. En los últimos años, con frecuencia han estallado guerras, como el derrocamiento del régimen talibán en Afganistán, el conflicto entre India y Pakistán, la invasión de Estados Unidos sobre Irak y la continua escalada bélica entre Israel y Palestina. También se ven por doquier epidemias, incendios, inundaciones y terremotos. Cabe destacar en particular el “nuevo coronavirus”, que se declaró en Wuhan (China) en 2019 y desde entonces se ha extendido por todo el mundo. También se produjeron fuertes incendios forestales en Australia en septiembre de 2019, mientras que en África Oriental, al otro lado del planeta, tuvo lugar un grave brote de langostas y muchos países se enfrentan ahora a la hambruna. En enero de 2020, Indonesia sufrió una inundación y Terranova, en Canadá, se vio afectada por el mayor temporal de nieve en un siglo. Ha habido terremotos en Elazig (Turquía), en el sur de Cuba, en el Caribe, y otros lugares. Estas señales evidencian que esta profecía se ha cumplido.

Segunda señal de la venida del Señor: la aparición de anomalías celestes

Apocalipsis 6:12 dice: “Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y toda la luna se volvió como sangre”. Joel 2: 30-31 dice: “Y mostraré maravillas en los cielos y en la tierra, sangre y fuego, y columnas de humo. El sol será convertido en oscuridad y la luna en sangre, antes de que llegue el gran y terrible día de Jehová”.* En los últimos años, en muchas ocasiones la luna se ha vuelto roja como la sangre. Por ejemplo, durante el bienio 2014-2015 tuvo lugar una serie de cuatro “lunas de sangre”, y el 31 de enero de 2018 hubo una “superluna azul de sangre”, que solamente aparece una vez cada 150 años. Después salió una “superluna de sangre de lobo” en enero de 2019. También ha aparecido el fenómeno profetizado del sol negro y, de hecho, ha habido muchos eclipses totales de sol, como el de Singapur el 26 de diciembre de 2019 y el de Chile el 2 de julio del mismo año. Con estos fenómenos queda patente el cumplimiento de esta profecía.

Tercera señal de la venida del Señor: las iglesias están desoladas y el amor de los creyentes se ha enfriado

Mateo 24:12 dice: “Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará”. La desolación se extiende por todo el mundo religioso. La predicación de los pastores y ancianos repite tópicos hasta la saciedad y no provee a los creyentes. En su lucha por el estatus, algunos pastores forman grupúsculos y facciones en las iglesias, y algunos hasta han hecho negocios poniendo en marcha fábricas para llevar a los creyentes por el camino secular; entre los creyentes, mientras tanto, la confianza está en general debilitada, hay renuencia a separarse del mundo y viven inmersos en sus tediosas intrigas. Algunas iglesias parecen concurridas y animadas desde fuera, pero mucha gente va a la iglesia solo para ampliar su red y vender productos: la iglesia como lugar de comercio. ¿Cuál es la diferencia entre una iglesia de hoy en día y un templo de finales de la Era de la Ley? Estas cosas dejan patente el pleno cumplimiento de esta profecía de la venida del Señor.

Señales de la venida del Señor: Las 5 profecías de la biblia se han cumplido

Cuarta señal de la venida del Señor: La aparición de falsos Cristos

Mateo 24:4-5 dice: “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: ‘Yo soy el Cristo’, y engañarán a muchos”. En la profecía del Señor podemos apreciar que, cuando el Señor regrese, aparecerán falsos Cristos que engañarán a la gente. En los últimos años han aparecido falsos Cristos que han engañado a la gente en países como China, Corea del Sur y Japón. Estos falsos Cristos no poseen la esencia de Cristo ni pueden proclamar la verdad, pero afirman ser Cristo. Aquí queda patente el cumplimiento de esta profecía.

Señales de la venida del Señor: Las 5 profecías de la biblia se han cumplido

Quinta señal de la venida del Señor: La restauración de Israel

Mateo 24:32-33 dice: “Y de la higuera aprended la parábola: cuando su rama ya se pone tierna y echa las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que Él está cerca, a las puertas”. Muchos creyentes en el Señor saben que las tiernas ramas y hojas de la higuera se refieren a la restauración de Israel. Cuando se restaure Israel, el día del Señor estará cerca, e Israel se restauró el 14 de mayo de 1948. Es obvio que esta profecía de la venida del Señor se ha cumplido íntegramente.

Sexta señal de la venida del Señor: la difusión del evangelio hasta los confines de la tierra

Mateo 24:14 apunta lo siguiente: “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin”. En Marcos 16:15, el Señor Jesús les dijo a Sus discípulos tras resucitar: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”. Cuando el Señor Jesús resucitó y ascendió a los cielos, el Espíritu Santo comenzó a guiar a Sus seguidores para que dieran testimonio de Él. Hoy en día, los cristianos se han extendido por todo el mundo y muchos países democráticos han adoptado el cristianismo como religión de Estado. Incluso en China, donde el partido gobernante es ateo, decenas de millones de personas han aceptado el evangelio del Señor Jesús, lo que evidencia la difusión a nivel mundial del evangelio de la redención de la humanidad por medio del Señor Jesús. Con esto queda patente el cumplimiento de la profecía de la venida del Señor.

¿Cómo debemos recibir el regreso del Señor?

A partir de los hechos enumerados podemos comprobar que ya han aparecido seis señales de la venida del Señor. Ahora es el momento clave para recibir la venida del Señor. ¿Qué debemos hacer para poder recibir el regreso del Señor? Él nos dio la respuesta a esta pregunta hace mucho tiempo.

En Juan 16:12-13, el Señor Jesús dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir”. Apocalipsis 3:20 dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo”. También hay muchas profecías en los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. Como se aprecia en estos versículos, cuando el Señor regrese emitirá declaraciones y hablará a las iglesias para decirnos todas las verdades que antes no entendíamos. Aquellos que, tras oír la alocución de Dios y reconocer Su voz, lo acepten y se sometan a Él podrán recibir al Señor y asistir a la fiesta del Cordero; los que no reconozcan la voz de Dios, en cambio, de ninguna manera serán ovejas de Dios, que los desenmascarará y descartará. Esto deja patente que, al aguardar la venida del Señor, es crucial que busquemos las palabras del Espíritu Santo a las iglesias y aprendamos a escuchar la voz de Dios. Como dice Dios Todopoderoso: “Ya que estamos buscando las huellas de Dios, debemos buscar la voluntad de Dios, las palabras de Dios, las declaraciones de Dios, porque donde están las nuevas palabras de Dios, ahí está la voz de Dios, y donde están las huellas de Dios, ahí están los hechos de Dios. Donde está la expresión de Dios, ahí está la aparición de Dios, y donde está la aparición de Dios, ahí existe la verdad, el camino y la vida” (‘La aparición de Dios ha traído una nueva época’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Al oír esto, puede que algunas personas pregunten: “Entonces, ¿dónde buscamos la voz de Dios?”. En Mateo 25:6, el Señor Jesús dijo: “Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo’”. Dado que el Señor llama a Sus ovejas con Sus declaraciones y Su alocución, seguro que algunas personas serán las primeras en oír la voz del Señor y seguir las huellas del Cordero, y luego pregonarán por todas partes “Aquí está el novio” para correr la voz de la venida del Señor y de las palabras de Su segunda venida, a fin de que todos tengan ocasión de oír la voz de Dios. Por eso se dice que nuestra capacidad o no de ir al compás de las huellas del Cordero depende de si nuestro corazón ansía buscarlo y de si sabemos reconocer la voz de Dios. Es igual que cuando el Señor Jesús apareció por primera vez, comenzó a obrar y Pedro, María y otros lo reconocieron como el Mesías por Su obra y Sus alocuciones, lo siguieron y empezaron a dar testimonio de Su evangelio. Quienes oyen la obra y las palabras del Señor Jesús y reconocen la voz de Dios son las vírgenes prudentes, mientras que aquellos sacerdotes, escribas y fariseos que no amaban la verdad oyeron la autoridad y el poder de las palabras del Señor Jesús, pero no las investigaron. Por el contrario, se atuvieron obstinadamente a sus nociones y fantasías creyendo que “aquel a quien no llaman Mesías no es Dios” y esperando que el Mesías se les apareciera. Incluso condenaron la obra del Señor Jesús, blasfemaron contra ella y acabaron perdiendo la salvación de Dios. También están los creyentes judíos que, haciendo caso a los fariseos, no distinguieron la voz de Dios en la obra y las palabras del Señor Jesús, que obedecieron ciegamente a los sacerdotes, escribas y fariseos y rechazaron la salvación del Señor. Esas personas se convirtieron en las vírgenes insensatas abandonadas por el Señor. Tal vez algunas personas pregunten “¿cómo se distingue la voz de Dios?” cuando, en realidad, no es difícil. Las declaraciones y alocuciones de Dios deben ser inexpresables para el hombre. Deben ser especialmente autoritativas y poderosas. Podrán revelar los misterios del reino de los cielos, la corrupción del hombre y cosas por el estilo. Todas estas palabras son verdades y pueden ser la vida del hombre. Cualquiera con alma y corazón lo notará al oír la palabra de Dios y confirmará en su interior que el Creador nos habla y emite Sus declaraciones a los seres humanos. Las ovejas de Dios escuchan Su voz. Si estamos seguros de que estas palabras son la voz de Dios, debemos aceptarlas y obedecerlas a poco que se adecúen a nuestras nociones. Esa es la única manera que tenemos de recibir el regreso del Señor.

En el mundo actual, solo la Iglesia de Dios Todopoderoso da testimonio de que el Señor, Dios Todopoderoso encarnado, ya ha regresado. Dios Todopoderoso ya ha expresado millones de palabras, que están publicadas en Internet para que las examine gente de todo país y condición social. Una por una, las muchas personas de cada nación que anhelan la verdad vienen con la esperanza de oír la voz de Dios y recibir al Señor. Como dice la Biblia, “¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo”. Si simplemente leemos más palabras de Dios Todopoderoso mientras escuchamos para discernir si son la voz de Dios, podremos determinar si el Señor ha regresado o no. Como afirmó el Señor Jesús en Juan 10:27, “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen”. Creo que, mientras tengamos un corazón de humilde búsqueda, podremos reconocer la voz de Dios y recibir el regreso del Señor.

Las citas bíblicas marcadas (*) han sido traducidas de AKJV.

Nota del editor: Si tienes alguna otra luz, esclarecimiento o dificultad respecto a este artículo, deja un comentario o comunícate online con nosotros a través del chat en vivo de nuestra página web.

Contenido relacionado