Reflexiones sobre la salvación: ¿Todos los que reciben la salvación de la cruz serán arrebatados por Dios al reino de los cielos?

Por Xuesong

La cruz era un artefacto de tortura utilizado para la pena capital en tiempos antiguos. Después de que el Señor Jesús, que estaba libre del pecado, se sacrificó como ofrenda por el pecado y fue crucificado por la humanidad, la cruz vino a simbolizar la gracia redentora del Señor Jesús. Cuando recibimos Su salvación y venimos ante el Señor para confesar nuestros pecados y arrepentirnos, nuestros pecados son perdonados. Es decir, el Señor ya no nos ve como pecadores. Como tal, muchos de nuestros hermanos y hermanas creen que recibir la salvación de la cruz significa que ya han sido salvados, lo que significa que ya han sido ganados por Dios y cuando el Señor regrese serán arrebatados directamente al reino de los cielos. Sin embargo, ¿alguien se ha detenido a cuestionar si esta línea de pensamiento está de acuerdo con la palabra del Señor? Es cierto que hemos recibido la salvación de la cruz, pero también es innegable que todavía pecamos a menudo. ¿Realmente las personas como nosotros serán arrebatadas directamente al reino de los cielos cuando el Señor regrese?

(Source: Megapixl)

Estoy seguro de que muchos de mis hermanos y hermanas han tenido la siguiente experiencia en sus vidas: A pesar de haber recibido la salvación de la cruz y de ser perdonados de nuestros pecados, todavía a menudo pecamos involuntariamente. No importa lo duro que tratemos de abandonar la carne y vencernos a nosotros mismos, todavía nos vemos atrapados en el círculo vicioso del pecado y la confesión y simplemente no podemos liberarnos de los lazos del pecado. Por ejemplo, en nuestras interacciones con los demás, siempre queremos estar en una posición de poder y obligar a otros a hacer lo que queramos. Cuando otras personas tienen ideas diferentes o si su pensamiento no está en línea con el nuestro, nos resistimos a ellas, las rechazamos en nuestros corazones, e incluso las juzgamos y menospreciamos. Cuando conocemos a personas con más talento que nosotros mismos, nos ponemos celosos y no podemos evitar tratar de competir con ellas y esforzarnos contra ellas por ganancias y estatus. Durante el trabajo o en los sermones, a menudo persistimos en lo mucho que hemos trabajado para el Señor y cuánto le hemos dado para exaltarnos y llamar la atención sobre nosotros mismos, sin embargo, ponemos poco énfasis en comunicar la voluntad y los requisitos de Dios. Como resultado, hacemos que nuestros hermanos y hermanas nos adoren y admiren y luego no hay lugar para Dios en sus corazones. A menudo, no podemos evitar que mintamos y engañemos para proteger nuestro propio interés, reputación y estatus, por lo tanto no somo el pueblo honesto que Dios requiere que seamos. Si bien podemos abandonar todo para servir a Dios y trabajar incansablemente, cuando nos encontramos con alguna tragedia o nuestros intereses se ven comprometidos, todavía nos quejamos de Dios y malinterpretamos a Él, o incluso queremos dejar nuestro ministerio. Estos ejemplos abundan. Dado que a menudo pecamos e incluso nos rebelamos contra Dios y nos resistimos a Él, ¿cómo esperamos que lo ganemos a Él o que lleguemos directamente al reino de los cielos?

El Señor dijo: “En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35). “No todo el que me dice: «Señor, Señor», entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). Jehová Dios dijo: “Por tanto, consagraos y sed santos, porque yo soy santo” (Levítico 11:44). El Señor Jesús ciertamente nunca dijo que aquellos que recibieron la salvación de la cruz y cuyos pecados fueron perdonados serían ganados por Dios y arrebatados al reino de los cielos. Más bien, nos dice claramente: “[…] todo el que comete pecado es esclavo del pecado;” y un siervo del pecado ciertamente no es uno del pueblo de Dios. Dios es santo, así que, ¿cómo a aquellos que constantemente están pecando podrían permitírseles entrar en el reino de los cielos? Por lo tanto, sólo aquellos que han renunciado al pecado, han sido limpiados y se convierten en personas que hacen la voluntad del Padre celestial, pueden entrar en el reino de los cielos. Sólo esas personas pueden ser realmente ganadas por Dios.

En este punto, algunos hermanos y hermanas pueden preguntar: “Hemos recibido la gracia salvadora de la crucifixión del Señor Jesús y nuestros pecados han sido perdonados: ¿Eso no significa que ya estemos salvados? ¿Por qué seguimos viviendo en este círculo vicioso de pecado y confesión y no podemos liberarnos de los grilletes del pecado? ¿Por qué es esto?”

La palabra de Dios explica este tema de la siguiente manera: “En ese momento, la obra de Jesús era la redención de toda la humanidad. Los pecados de todos los que creían en Él eran perdonados; mientras creyeras en Él, Él te redimiría; si creías en Él, dejabas de ser un pecador y eras liberado de tus pecados. Esto es lo que significaba ser salvo y ser justificado por fe. Sin embargo, seguía habiendo en quienes creían algo rebelde y opuesto a Dios, y que había que seguir quitando lentamente. La salvación no significaba que el hombre hubiera sido ganado por completo por Jesús, sino que ya no pertenecía al pecado, que sus pecados habían sido perdonados: si creías, ya no pertenecías al pecado” (“La visión de la obra de Dios (2)” en “La Palabra manifestada en carne”). “La carne del hombre es de Satanás, está llena de carácter desobediente, es deplorablemente vil, es algo inmundo. Las personas codician demasiado el gozo de la carne y hay demasiadas manifestaciones de la carne; por eso Dios desprecia la carne del hombre hasta cierto grado. Cuando las personas se deshacen de las cosas viles y corruptas de Satanás, ganan la salvación de Dios. Pero si todavía no se despojan de lo vil y de la corrupción, entonces siguen viviendo bajo el campo de acción de Satanás. Las intrigas, los engaños y la ruindad de las personas son todas las cosas de Satanás. […] Cuando vives bajo el campo de acción de Satanás eres incapaz de manifestar a Dios, eres algo vil y no puedes recibir la herencia de Dios. Una vez que hayas sido purificado y perfeccionado, serás santo, serás normal, y Dios te bendecirá y serás precioso para Él” (“Práctica (2)” en “La Palabra manifestada en carne”). “Los pecados del hombre podían ser perdonados por medio de una ofrenda por el pecado, pero el hombre ha sido incapaz de resolver el problema de cómo no pecar más y cómo poder desechar completamente su naturaleza pecaminosa y ser transformado. Los pecados del hombre fueron perdonados gracias a la obra de la crucifixión de Dios, pero el hombre siguió viviendo en el viejo carácter satánico y corrupto. Así pues, el hombre debe ser completamente salvo de este carácter satánico corrupto para que la naturaleza pecadora del hombre sea del todo desechada y no se desarrolle más, permitiendo así que el carácter del hombre cambie. Esto requiere que el hombre entienda la senda del crecimiento en la vida, el camino de la vida, y el camino del cambio de su carácter. También necesita que el hombre actúe de acuerdo con esa senda, de forma que su carácter pueda ser cambiado gradualmente y él pueda vivir bajo el brillo de la luz y que pueda hacer todas las cosas de acuerdo con la voluntad de Dios, desechar el carácter satánico corrupto, y liberarse de la influencia satánica de las tinieblas, aflorando de este modo totalmente del pecado. Sólo entonces recibirá el hombre la salvación completa” (“El misterio de la encarnación (4)” en “La Palabra manifestada en carne”).

Todos sabemos que en el período posterior de la Era de la Ley, las personas se volvieron cada vez más pecadoras y estaban en riesgo de ser condenadas y ejecutadas bajo la ley. De acuerdo con las necesidades del hombre en ese momento, Dios encarnado en la carne como el Señor Jesús para realizar el paso de la obra de la redención de la humanidad, promulgar el camino del arrepentimiento del hombre y redimir al hombre de ser condenado y atado por la ley. Habiendo recibido la salvación del Señor Jesús, estamos calificados para venir ante Dios en oración. Si volvemos al pecado, mientras confesemos y nos arrepintamos a Dios, nuestros pecados serán perdonados. Este es el verdadero significado de la salvación. Claramente, lo que pensamos que es la salvación no es más que el ser perdonados de nuestros pecados y no ser condenados ni ser ejecutados según la ley. Sin embargo, ser salvos no significa que hayamos sido ganados por Dios, y tener nuestros pecados perdonados no significa que ya no tengamos pecado dentro de nosotros. El Señor Jesús sólo nos absolvió de nuestros pecados, pero no nos ha absuelto de nuestra naturaleza pecaminosa. La naturaleza satánica como la arrogancia y la presunción, el egoísmo y la bajeza, la codicia y el mal, y la torpeza y el engaño todavía nos controlan, y todavía dominan nuestros pensamientos, palabras y acciones, y nos hacen pecar con frecuencia y resistir involuntariamente a Dios. Si no podemos librarnos de estos caracteres corruptos, nunca podremos someternos genuinamente a Dios y adorarlo. Como tal, siempre viviremos bajo el dominio de Satanás y seremos uno de los pueblos de Satanás.

Si queremos ser ganados por Dios y llegar a ser uno de Su pueblo, debemos apartar nuestros caracteres satánicos, liberarnos de los grilletes del pecado y ser limpiados. Debemos tener amor genuino y sumisión a Dios, escapar de la influencia de Satanás y vivir en la luz. Esta es la única manera en que podemos ser calificados para ser llevados al reino de los cielos por Dios. Entonces, ¿cómo podemos ser limpios y entrar en el reino de Dios? De hecho, con respecto a este asunto, el Señor Jesús profetizó hace mucho tiempo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). “Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:47-48). Y dice en 1 Pedro 4:17: “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; […]”. El Señor Jesús sabía que aquellos que habían sido redimidos recientemente de la ley sólo serían capaces de confesar y arrepentirse basándose en el conocimiento de su pecado. Todavía no estaban en el punto en el que podían entender las verdades más profundas sobre cómo librarse del pecado. El Señor Jesús estaba comprendiendo el hecho de que el hombre todavía estaba en ese estado inmaduro, por lo que no expresó verdades con respecto a la purificación del hombre en ese momento. De las profecías del Señor Jesús podemos ver que vendrá de nuevo en los últimos días para hacer la obra de juicio que comienza desde la casa de Dios, y nos impartirá todas las verdades de que necesitamos ser limpiados y alcanzar la salvación plena. Nos mostrará el camino para cambiar nuestro carácter, deshacernos de nuestra naturaleza pecaminosa, librarnos de nuestro carácter corrupto y satánico y ser limpiados para que podamos ser calificados para entrar en el reino de Dios. Sólo aceptando la obra de juicio de Dios en los últimos días y aceptando la purificación de las palabras de Dios, podemos nosotros, que hemos recibido la salvación de la cruz, salir completamente del ciclo del pecado y de la confesión y ser ganados por Dios.

En estos días, los desastres en todo el mundo se están desarrollando en una cada vez mayor escala y muchas de las profecías asociadas con el regreso del Señor ya se han cumplido. Muchos hermanos y hermanas creen que el Señor muy bien podría haber regresado ya. En este momento crucial para acoger el regreso del Señor, debemos ser como las vírgenes sabias y escuchar atentamente la voz de Dios. Cada vez que escuchamos a alguien testificar que el Señor ha regresado, ha emitido Su palabra y está haciendo la obra de juicio, debemos buscar e investigar con una mente abierta. Debemos evaluar si la palabra emitida es la verdad y pueden señalarnos el camino de ser purificados. Mientras oremos y busquemos, Dios nos guiará. Porque el Señor ha dicho anteriormente: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Mateo 7:7). Que todos los hermanos y hermanas acojan el regreso del Señor, acepten Su obra de juicio en los últimos días, pronto nos liberemos de nuestros caracteres corruptos y seamos arrebatados por Dios al reino de los cielos. ¡Amén!

Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós

Contenido relacionado