Capítulo 89

Capítulo 89

No es fácil estar en armonía con Mis propósitos en todo lo que haces; no es cuestión de obligarte a ti mismo a fingir, sino que depende de si te he dotado con Mi calibre antes de la creación del mundo, algo que dependía de mí. No es algo que las personas puedan hacer. Yo amaré a quien amo, y de quienquiera que Yo diga que es el hijo primogénito, lo es sin duda; esto es absolutamente correcto. Es posible que quieras fingir, ¡pero será en vano! ¿Acaso crees que no te reconozco? ¿Acaso basta con que te comportes bien frente a Mí? ¿Acaso es así de simple? En absoluto. Debes tener Mi promesa, Mi predestinación. ¿Piensas que no sé lo que haces a Mis espaldas? ¡Estás depravado! ¡Vuelve deprisa al lago de fuego y azufre una vez acabe tu servicio a Mí! Estoy asqueado, lleno de aborrecimiento cuando te veo. Todos los que me sirven y no erogan con fidelidad para Mí son disolutos, están incontrolados, y no descifran Mis intenciones. Después de que su servicio haya terminado, ¡que salgan de Mi vista! De lo contrario, ¡te echaré a patadas! Estas personas no pueden quedarse en Mi casa (concretamente, la Iglesia) ni un momento más. Deben salir de aquí para evitar avergonzar Mi nombre, arruinar Mi reputación. Estas personas son todas descendientes del gran dragón rojo, que las envía para interrumpir Mi gestión. Se especializan en el engaño para entorpecer Mi obra. ¡Hijo Mío! ¡Debes ver más allá de esto! No te asocies con estas personas. ¡Cuando veas personas de este tipo, aléjate de ellas con rapidez para evitar que te enreden y perjudicando tu vida! Detesto en gran manera a esas personas que hablan sin cuidado, que actúan sin pensar, que sólo bromean y ríen, que se involucran en una cháchara inútil. No quiero a ninguna de estas personas, ¡son todas de la calaña de Satanás! Bromean sin razón alguna; ¿qué son? Cuando hablan y hacen cosas sin sentido, ¿siguen sin sentir vergüenza? En realidad, este tipo de persona es el menos valorado, hace mucho que he visto a través de ellas, que las he abandonado. De otro modo, ¿por qué hablan cosas sin sentido una y otra vez sin que Yo las discipline? ¡Son verdaderamente descendientes del gran dragón rojo! Ahora, he comenzado a eliminar estas cosas una por una. ¿Puedo usar a los descendientes de Satanás como Mis hijos primogénitos, como Mis hijos y Mi pueblo? ¿No estaría entonces confundido? Definitivamente no lo haré. ¿Entendéis esto con claridad?

Mis manos sabias han dispuesto todo lo que afrontáis hoy, sea bueno o malo; Yo lo he orquestado todo, lo he controlado todo. Definitivamente, esto no es algo que la humanidad pueda hacer con facilidad. A algunas personas les siguen sudando las manos, preocupadas por Mí; ¡no deben preocuparse realmente! Descuidan su tarea principal, no entran en el Espíritu, pero siguen queriendo crecer en vida; ¡esperan en vano! No están inquietos en absoluto, ¡pero siguen queriendo satisfacer Mis intenciones! Te preocupas por Mí, pero yo no Me preocupo. ¿De qué te estás preocupando? Eres superficial en tu trabajo para Mí, mientras mientes entre dientes. ¡Te lo digo! Echaré a esta clase de persona de Mi casa desde este momento en adelante. No es digna de servirme en Mi casa. Yo detesto a este tipo de persona, porque blasfema contra mí con sus acciones. Cuando se dijo “la blasfemia contra Mí es un pecado imperdonable”, ¿a quién se estaba refiriendo esto? ¿Lo entendéis con claridad? Esta clase de persona cree que el problema aún no se ha agravado tanto, aunque ya haya cometido este pecado. Verdaderamente esta persona confusa está ciega, es ignorante, ¡y su espíritu está bloqueado! ¡Te echaré a patadas! (Porque es Satanás que me tienta, odio esto enormemente. Este tema se ha mencionado una y otra vez, y Me ha enfurecido en cada ocasión. No puedo reprimirlo, nadie puede detenerlo. Si no fuera porque no ha llegado aún el momento, hace mucho que me habría ocupado de él). (Esto es con respecto a que, en la actualidad, muchas personas siguen sin creer que los extranjeros buscarán congregarse en China; ni siquiera ahora creen, y provocan que Mi ira se agite y hierva).

¿Qué clase de persona es según Mi corazón, en Mi casa? Es decir, antes de la creación, ¿qué clase de persona predestiné para vivir eternamente en Mi casa? ¿Lo sabéis? ¿Habéis considerado a qué clase de persona amo o aborrezco? Mi casa es para personas que tienen la misma mente que Yo, que comparten buenos tiempos y dificultades conmigo, es decir, personas que participan tanto en las bendiciones como en las dificultades. Estas personas pueden todas amar lo que amo y odiar lo que odio. Pueden abandonar lo que Yo detesto. Si digo que no pueden comer, están dispuestas a que sus estómagos estén vacíos con tal de satisfacer Mis propósitos. Estas clases de personas están dispuestas a mantenerse fieles a Mí, y erogar para Mí, pueden mostrar consideración por Mis esmerados esfuerzos, y siempre trabajan duro para Mí. Por tanto, a esta clase de persona le atribuyo el estatus de hijo primogénito, y les doy todo lo que tengo: Yo tengo la capacidad de liderar a todas las iglesias, y les otorgo esto; Yo tengo sabiduría, esto también les doy; Yo puedo sufrir por practicar la verdad y, también daré voluntad a estas personas, y las capacitaré para que lo sufran todo por Mi causa; Yo tengo un buen calibre y también se lo daré a ellas; los haré exactamente como Yo, sin la menor pizca de diferencia, de manera que las personas puedan verme en ellas. Ahora, estoy poniendo Mi divinidad completa en estas personas para permitirles practicar un aspecto de Mi divinidad completa, para que sean una manifestación completa de Mí; este es Mi propósito. No busquéis ser como Yo en términos de cosas externas (comer lo mismo que Yo, vestir la misma ropa que Yo), todo esto es inútil, y sólo os arruinaréis al procurar estas cosas. Esto se debe a que quienes buscan imitarme exteriormente son lacayos de Satanás, y este esfuerzo es una treta suya, su ambición. Tú buscas ser lo mismo que Yo, ¿pero eres digno? ¡Te pisotearé hasta la muerte! Mi obra siempre está en progreso, y se extiende a cada nación del mundo. ¡Sigue rápidamente Mis pasos!

Capítulo 89